The Big Lebowski: arquetipos del film noir

Independent Cinema, Think about it...

The Big Lebowski es probablemente una de las películas más influyentes de la década de los 90: el film ha traspasado el concepto de “película de culto” para convertirse en un fenómeno social. Por lo tanto, ¿cómo abordar un relato que traspasa los propios límites de la ficción? Una de las maneras de analizar la película es mediante la destrucción del género por parte de los Hermanos Coen: si tenemos que calificar la filmografía de los hermanos de Minnesota con una sola palabra, ésta es “género”; sus películas son un constante homenaje y burla a los géneros cinematográficos…nadie se escapa de su mirada cínica.

A la hora de abordar The Big Lebowski el género que resalta es, sin duda, el noir. ¿Es The Big Lebowski una película que se ciñe a su género? La estructura del relato policíaco, aunque dinamitada, se encuentra presente en The Big Lebowski. Según los propios Coen, querían hacer una película que fuese un paralelo de The Big Sleep, de Raymond Chandler: de hecho, los personajes, las tramas complejas e irresueltas y la manera de avanzar que tiene el relato…son elementos que nos remiten a la obra de Chandler. Debido a la complejidad y riqueza de esta obra, que se ha convertido en un icono de la cultura popular, parece difícil condensar todo el análisis del género negro en una entrada de blog (es imposible). Por lo tanto, voy a centrarme (muy brevemente) en hasta qué punto los propios personajes responden, a su manera, a arquetipos recontextualizados del noir: el detective, la femme fatale, los criminales…todos tienen su espacio en The Big Lebowski.

Advertisements

Still Alice: A tribute to Richard Glatzer

Hollywood Cinema Reviews, Reviews

“And finally, to our filmmakers, Wash Westmoreland and Richard Glatzer, who had hoped to be here tonight but they can’t because of Richard’s health. When Richard was diagnosed with ALS, Wash asked him what he wanted to do. Did he want to travel? Did he want to see the world? And he said that he wanted to make movies and that’s what he did” Julianne Moore’s Best Actress Oscar Speech.

Foto: Jojo Whilden/ Sony Pictures Classics

Source: Jojo Whilden/ Sony Pictures Classics

Last Tuesday, Still Alice co-director Richard Glatzer passed away at the age of 63, after battling ALS for four years. Glatzer directed Still Alice, which earned Julianne Moore a (well-deserved) Best Actress Oscar just a few weeks ago, alongside his husband Wash Westmoreland. When they were hired to adapt the original book (written by American neuroscientist Lisa Genova), Glatzer hadn’t been diagnosed yet and during the shooting of the film he was able to communicate with the cast and crew using an iPad. He just didn’t give up.

A Single Man: vida y muerte

Independent Cinema, Think about it...

Los exámenes se acercan y empieza el drama, ¿de dónde puedo sacar tiempo para escribir el blog? Terrible, realmente un drama… Enfin, era un apunte necesario para justificar mi ausencia (futura) y la escasa calidad de mis próximas entradas (sé que no tendría que decirlo pero bueno, está claro que no se venderme). Pero bueno, puede que alguien se lleve una sorpresa o algo…

Así que entrada de hoy…difícil. Haciendo gala de mi nivel de fangirleo (porque bueno, ante todo soy una fangirl), voy y busco una excusa para hablar (y probablemente poner alguna foto) de mi actor (masculino, of course) por excelencia, Colin Firth. Y no, no es una crítica de su nueva película, Kingsman Servicio Secreto, porque aún no la he visto (y no pensaba verla, pero nunca se sabe), ni una reflexión sobre el peliculón (PELICULÓN) que es El discurso del rey (aunque no la descarto)…tampoco voy a hacer un juego de adivinanzas para que descubráis el tema de hoy, ya que básicamente es título de la entrada ya es bastante explícito (ps: es A Single Man).

Maps to the Stars…bajo la purpurina, la nada

Independent Cinema, Reviews

Supongo que a estas alturas se ha dicho todo lo que se podía decir acerca de Maps to the Stars, el último film de David Cronenberg, que llega mañana (6 de marzo de 2015) a las pantallas de este país, tras un recorrido por los distintos circuitos de festivales cinematográficos (entre los cuales el Festival de Sitges, donde tuve la surte de verlo). Por lo tanto es poco probable que yo personalmente pueda decir algo acerca de la película que no se haya dicho antes, pero por intentarlo…

La realidad en la pantalla: más que una imitación

News, Think about it...

Me sorprendió leer en otro día en la prensa (porque me las apañé para conseguir llenar el bolso de periódicos que hablaban de los Oscar) algunos periodistas/críticos/no sé, gente…. Que se quejaba que, otorgando el premio al mejor actor a Eddie Redmayne se volvía a premiar, otro año más, a la mejor imitación en vez de la mejor interpretación (según decían, la de Michael Keaton en Birdman). Personalmente (por lo tanto de manera totalmente subjetiva) creo que Redmayne merecía el premio, su papel en The Theory of Everything es un verdadero tour de force: no sólo se mete en la piel de Stephen Hawking (una persona mundialmente conocida), sino que logra emocionar al espectador mostrando la desgarradora realidad de los efectos progresivos de una enfermedad tan devastadora como la esclerosis lateral amiotrófica (más conocida como ELA). Julianne Moore ha sido valorada por este tipo de interpretación (en Still Alice encarna a una lingüista que padece Alzheimer) entonces, ¿porqué no Redmayne? Decir que la fuerza (o valor) de su interpretación reside en el hecho que esté basada en una persona real es ser simplista: The Theory of Everything es mucho más que una capa de maquillaje.

Oscars 2015: Birdman se convierte en la reina del baile

News

Es lunes al mediodía y yo me dispongo a escribir la crónica de la gala de los Oscars. En la edad de la comunicaciónlas críticas de los Premios de la Academia están colgadas en Internet des de la siete de la mañana (o antes….la gente escribe muy rápido….) pero bueno, aquí va (un poco tarde) mi crítica (absolutamente personal, subjetiva y poco coherente- para qué engañarnos) de la gala de los Oscars.

Si tuviera que definir la ceremonia de este año, creo que la palabra adecuada sería “decepcionante” (iba a decir “boff” pero no creo que se considere una palabra). No es que no me esperara muchos de los premios, la Academia es lo que tiene, pero supongo que todos tenemos esperanzas secretas de que por arte de magia el premio vaya a la persona que lo merece y no al mejor publicista (y no  voy a mencionar nombres…).

Foto: Kevin Winter/ Getty Images

Foto: Kevin Winter/ Getty Images