Darkest Hour: Gary Oldman triumphs as Winston Churchill

European Films, Reviews

Biopics – and especially those depicting notable historical figures – seem to always be a safe bet for Award Season. Some people love it, other hate it, but every so many years a movie catches the attention of critics and voters alike and becomes a potential contender – i.e, The King’s Speech, among others. This year, Darkest Hour portrays the first days of Winston Churchill as Prime Minister, at a time when the United Kingdom was losing the war to Nazi Germany and Europe seemed to be doomed. I am going to be honest, the race for Best Actor is over: The Oscar goes to Gary Oldman.

Advertisements

La realidad en la pantalla: más que una imitación

News, Think about it...

Me sorprendió leer en otro día en la prensa (porque me las apañé para conseguir llenar el bolso de periódicos que hablaban de los Oscar) algunos periodistas/críticos/no sé, gente…. Que se quejaba que, otorgando el premio al mejor actor a Eddie Redmayne se volvía a premiar, otro año más, a la mejor imitación en vez de la mejor interpretación (según decían, la de Michael Keaton en Birdman). Personalmente (por lo tanto de manera totalmente subjetiva) creo que Redmayne merecía el premio, su papel en The Theory of Everything es un verdadero tour de force: no sólo se mete en la piel de Stephen Hawking (una persona mundialmente conocida), sino que logra emocionar al espectador mostrando la desgarradora realidad de los efectos progresivos de una enfermedad tan devastadora como la esclerosis lateral amiotrófica (más conocida como ELA). Julianne Moore ha sido valorada por este tipo de interpretación (en Still Alice encarna a una lingüista que padece Alzheimer) entonces, ¿porqué no Redmayne? Decir que la fuerza (o valor) de su interpretación reside en el hecho que esté basada en una persona real es ser simplista: The Theory of Everything es mucho más que una capa de maquillaje.