Neorrealismo italiano: contexto, realidad y ficción

European Films, Think about it...

Parece que ha quedado claro que la reflexión sobre el realismo, el contexto histórico y el público en la historia del cine es un tema que me interesa bastante (de hecho, algún día agruparé todas las entradas del blog que hacen referencia este tema en una misma categoría…algún día). En la entrada de hoy propongo hacer una mini (extremadamente corta porque se han escrito libros enteros sobre el tema) reflexión acerca de la plasmación de la realidad social en el neorrealismo italiano a través de (como siempre) unos pocos ejemplos (más o menos acertados pero bueno, elección personal).

El neorrealismo italiano nace en Italia durante la Segunda Guerra Mundial y la postguerra. Su voluntad, acercarse al máximo a la realidad con el objetivo de tomar conciencia de los hechos de un pasado reciente: la guerra y la postguerra tuvieron efectos devastadores para Italia, a nivel económico, social y político. Siendo las clases populares las más afectadas por los desastres de la guerra, el protagonismo de las películas neorrealistas deja de ser otorgado a las clases elevadas, la burguesía o el ejército para ser acordado al pueblo.

Foto: The Criterion Collection

Foto: The Criterion Collection

La vocación realista de estas películas se ve reflejada en gran parte en el tratamiento de la sociedad. Roma ciudad abierta o Paisà son dos ejemplos representativos del retrato de la sociedad italiana durante la guerra: no se esconde la miseria y el sufrimiento, Rossellini se atreve a mostrar el horror, la muerte, la tortura… En el episodio de Nápoles de Paisà, el director retrata la miseria de Nápoles tras la guerra: la extrema pobreza hace que el niño robe los zapatos al soldado americano y más tarde éste no puede soportar ver las condiciones precarias de las cuevas de Margelina.

Foto: The Criterion Collection

Foto: The Criterion Collection

También parece interesante ver que, en muchos casos, las situaciones en las que se encuentran los personajes (ficticios) tienen como origen hechos reales. Esta idea podría aplicarse a Stromboli, de Roberto Rossellini. La idea inicial de la película, la chica lituana, Karin, que se seduce y se casa con un militar para salir del campo de refugiados, nace de una experiencia de Rossellini (que Ingrid Bergman relata en sus memorias): durante un trayecto en coche, vio como una mujer encerrada en un campo de refugiados sonreía a los hombres para seducirlos, ya que  era su única manera de salir de ahí. Además podemos encontrar actualmente la idea de la sociedad rural encerrada en sí misma que mira con desconfianza al extranjero que nos muestra Rossellini en Stromboli (como vimos también en la sociedad reflejada en Furia de Fritz Lang).

Foto: The Criterion Collection

Foto: The Criterion Collection

En Umberto D, la denuncia social, las pésimas condiciones en las que se encuentran los funcionarios pensionistas, ocupa el centro de la historia. Para conseguir este objetivo, De Sica retrata la cotidianidad de Umberto Domenico Ferrari, funcionario retirado, y su relación con el mundo. La realidad de la postguerra se nos presenta de manera directa, sin adornos: Umberto llega al borde del suicidio a causa de la sociedad que no se preocupa por los desfavorecidos (las reivindicaciones de los pensionistas no son escuchadas, la casera no tiene piedad de Umberto y los “amigos” de éste le niegan cualquier tipo de ayuda). Trabajar duro durante toda la vida no tiene recompensa: la tercera edad queda desamparada y no parece haber solución posible. La única compañía de Umberto es su perro Flicke: su capacidad para amar es mayor que la de los propios humanos. Al final de la película los dos se alejan jugando: el futuro es imprevisible y la sociedad de la postguerra tiene que afrontarla día tras día para intentar salir adelante. Por otra parte, María, la joven criada llegada de un ambiente rural, tiene que hacer frente a la maternidad sola dado que los soldados se aprovecharon de su inocencia infantil y no quieren hacerse cargo de las consecuencias. La miseria de la Italia de la postguerra no es únicamente económica, es también humana.

Podemos de este modo concluir que, siendo realista la vocación del neorrealismo italiano, el retrato de la sociedad intenta ser fiel: no hay propaganda, no se intenta suavizar los horrores de la guerra ni las carencias de la postguerra. La sociedad nos es presentada en su entorno, un país destruido, y el espectador llega a establecer la relación entre los personajes, el espacio y los acontecimientos.

Advertisements

One thought on “Neorrealismo italiano: contexto, realidad y ficción

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s